lunes, 4 de junio de 2012

Testimonio Karmen Lidia (Lima, Perú)


Me di cuenta de que te puedes morir con cáncer pero no de cáncer. Aprendí que emociones y sentimientos conflictivos generan reacciones adversas como el cáncer. Aproveché la enfermedad para cambiar y restituir la armonía en mi vida.”

Los doctores le dijeron que su cáncer de mama estaba muy avanzado, que máximo seis meses de vida, que la podían operar sin garantías. Ella decidió ocultar su enfermedad y continuar con su rutina. Dos años después tuvo fuertes dolores en las mamas. El médico dijo: ”¡Dios mío, hija, tú ya estás pasada de cáncer! Es muy tarde, estas mamas se extirpan, pero no sé si sobrevivas”. Tres días después (julio 2000) y le extirparon solo un seno, justificando que no hubiera resistido la operación.

Le dieron tres meses de vida. En agosto 2000 empezó la quimioterapia, pero la radiación le causaba constantes convulsiones y tuvo que permanecer internada indefinidamente. Pero una doctora la desahució. Ella donó su cuerpo en vista que moriría definitivamente según los oncólogos.
Los 28 meses después fueron una pesadilla. En noviembre (2000) trasplante de médula ósea, y 23 días después entró en estado de coma durante una semana.
Según los médicos, su cáncer era muy agresivo y le recalcaron que no resistiría tanto tiempo. Los meses siguientes quimio y radioterapia.
En agosto del 2001 otro tumor en su pulmón izquierdo y nueva operación.
Parecía que iba a recuperarse, pero aparecieron nuevos tumores en el cerebro (2001) y en el hígado a comienzos del 2002.

Su actitud era positiva, pero su cuerpo no respondía igual. El exceso de quimioterapia le generó “metástasis” y dañó su brazo derecho. El médico aconsejó amputarlo pero ella se negó y se escapó para no volver jamás.

El cambio

Una vez en casa, débil, con tan solo 29 kilos se sometió a una estricta dieta. Dejó de usar el microondas y solo comía vegetales crudos y frutas. Todo natural y nada con químicos. El cambio radical, desde el alma, le devolvió la fuerza. Mientras se recuperaba descubrió la Nueva Medicina Germánica del Dr. Ryke Geerd Hamer. Ella explica:

Cada paciente debe buscar su propia sanación porque el cáncer no es una enfermedad sino el resultado de un fuerte conflicto irresuelto.”

Ella trabajó consigo misma, el aspecto emocional y buscó resolver el problema curando sus emociones. Y como dice ella:

¡Me funcionó de maravilla!”.

Ya sana ella regresa al hospital y se somete a exámenes. “Cuando visité la clínica, una de las enfermeras casi se desmaya al verme. Me confesó que creyó que yo había muerto y que todos los médicos pensaban lo mismo”.

Los resultados de sus exámenes demostraron que ya no habían indicios de tumoraciones cancerígenas en su organismo.

Me di cuenta de que te puedes morir con cáncer pero no de cáncer. Aprendí que emociones y sentimientos conflictivos generan reacciones químicas adversas como el cáncer. Aproveché la enfermedad para cambiar y restituir la armonía en mi vida. Me desintoxiqué naturalmente, purgué mis ¨sentimientos¨, me reprogramé a VIDA y SALUD.”

El aporte del Dr. R.G. Hamer, médico alemán, oncólogo y Master en Teología, que descubre las Leyes Físicas del Cáncer y las enfermedades, demuestra que estas siguen un programa biológico, confirmando los antiguos conceptos ancestrales que el cuerpo enferma cuando se antepone la mente a su verdadera esencia.”

Karmen Lidia, Lima, Perú
http://www.larepublica.pe/26-06-2011/ellas-luchan-contra-el-cancer
karmenlidia.blogspot.com

1 comentario: