domingo, 30 de septiembre de 2012

La Terapia con “Mi Muchacha Estudiante”


Prototipo “Mi Muchacha Estudiante”, la melodía casi original-arcaica


(Más abajo melodía en youtube/mp3)

Ya quedan pocas cosas que me pueden “sobrecogerme con alegría”, a mí que ya soy un zorro viejo. A estas pertenece mi propia canción “Mi Muchacha Estudiante”. Se podría denominar a esta canción una “sensación terapéutica”.

Una muchacha austriaca de 7 años que padecía de hepatitis crónica lo descubrió por casualidad. Los padres estaban al borde de la desesperación después de varios meses porque esta no tenía fin.

El padre, que había comprado “por casualidad” mi libro “Las melodías arcáicas”, lo leía y escuchaba la canción “Mi Muchacha Estudiante” del DVD incluido en el libro cuando en eso su hija de 7 años entra a la habitación y oye la canción con él.

La muchacha le rogó: “Papá, ¿me prestas el disco? Quiero escucharla en mi habitación después”. “Por supuesto, si te gusta hacerlo.”
Y vaya que quería escucharlo. La escuchó durante tres días consecutivos – sin parar- en forma repetitiva siempre la misma canción con todas sus 5 estrofas.

Al inicio el padre lo veía con alegría, después en forma interesada y se decía para sí mismo: Bueno, algún sentido biológico deber haber aquí de lo contrario nuestra hijita no podría estar oyéndola constantemente puesto que algo más inocente que “Mi Muchacha Estudiante” no puede haber.

Y mira: La pequeña muchacha había padecido durante varios meses repetitivamente un conflicto recidivo con sus correspondientes fases PCL (hepatitis), es decir, constantemente volvía a soñar recidivamente su conflicto biológico de tal manera que su familia había empezado a tener miedo que esta hepatitis no tuviera un final, pero ahora, de repente, sucede un fenómeno asombroso: dentro de los pocos días con “Mi Muchacha Estudiante” todo la pesadilla llegó a su fin, es decir, todos los síntomas de la hepatitis (ictericia) con las deposiciones coloreadas, la orina de color marrón, la piel de color amarillo, con picazón y dolores, también vómitos y cólicos estomacales, habían desaparecido. La Familia quedó asombrada.

No pude evitar sonreír y alegrarme de ver como una niña de 7 años ha corregido todas nuestras consideraciones inteligentes sobre la terapia musical gracias a su forma intuitiva, o quizás mejor dicho con su seguridad instintiva. La pequeña muchachita supo simplemente lo que le hacía bien. Ahora se acerca al ordenador del papá y vuelve a escuchar su canción favorita como suele denominarla.

Ahora ya no hay dudas con el exitosa curación de la hepatitis crónica mediante la ayuda de “Mi Muchacha Estudiante”. Me encantaría que esta pudiera también ayudar a muchos otros pacientes y alegrarme mucho por ello. Como científico serio he empezado inmediatamente a observar los muchos casos.
Aquí quiero resumir en forma general:

  • La terapia con “Mi Muchacha Estudiante” es con gran probabilidad muy exitosa para curar conflictos recidivos y curaciones pendientes al igual que el prototipo de la música clásica y de la Medicina Germánica bifásica. Aun no lo hemos probado con “conflictos fijos” y constelaciones fijas.
  • Parece ser que mientras el inconsciente escuche “Mi Muchacha Estudiante” las recidivas de conflictos tienen dificultad o quizás ni siquiera puedan ingresar a nuestros sueños. Lo más típico es el caso de una paciente de 32 años con hepatitis crónica que se siente como recién nacida y con mucha alegría después de escuchar durante 3 días “Mi Muchacha Estudiante”. En la cuarta noche sucedió un pequeño percance. La batería del equipo se acabó. Esa noche tuvo su pesadilla. Después necesitó otra vez 4 días hasta que recuperó el estado de sentirse como “recién nacida”.
  • En lo absoluto las psicosis acústicas y agudas y las crisis espilépticas son un dominio de “Mi Muchacha Estudiante” (pero sin medicamentos).
  • Parece, como ya se dijo, que mientras se escuche “Mi Muchacha Estudiante” se bloquea el inicio de una recidiva. Por eso que los pacientes reportan que han dormido maravillosamente y sin pesadillas con la ayuda de “Mi Muchacha Estudiante”.
  • “Mi Muchacha Estudiante” es en primera línea una terapia provisional así como el baño con agua salada a nivel fisiológico. La labor de criminalística psíquica del terapeuta de la Medicina Germánica no deja de ser valiosa. Algunos pacientes despertaron después de dos horas de sueño -al haber soñado con pesadillas su conflicto- y dijeron: Ahora sé en qué consiste mi conflicto.
  • Si bien el prototipo “Mi Muchacha Estudiante” es, por un lado, una terapia (musical) fundamentada científicamente, por otro lado es un misterio maravilloso que nos ha sido traído por la pequeña muchachita de 7 años. Al mismo tiempo es un reto para todos nosotros que nos marca solo el área indicador para este tipo de terapia musical, sino también para descubrir cómo funciona este prototipo suave, lo que puede lograr efectuar y quizás en qué casos está contraindicado.

Hasta ahora hemos tenido la impresión que no puede hacer ningún daño y que se puede oir todas las veces que se desee. Con toda alegría, que no es prematura, se trata de un tema muy serio. Ahora también estamos aprendiendo que en la noche se sueña más de lo que habiamos imaginado sobre las recidivas conflictivas. Podemos decir que “Mi Muchacha Estudiante” ha “biologizado” nuestra función cerebral, u optimizado nuestro desarrollo de los conflictos lo que podría ser la solución al misterio.

Ahora, con este medio maravilloso y terapéutico, tenemos que aprender a usarlo con mucho cuidado y correctamente.

Si mi “Mi Muchacha Estudiante” sostiene esto, por lo que ahora parece prometer, entonces sería con todo derecho la gran sensación en la terapia de los próximos decenios.

Lo deseo a todos nosotros, y apenas puedo creer que lo haya descubierto junto a nuestra pequeña paciente.

Vuestro Dr. Ryke Geerd Hamer

Dr. med. Mag. theol. Ryke Geerd Hamer, Sandefjord, 29.9.2012


P.D.

Para aplicar “Mi Muchacha Estudiante” como una autoterapia debería conocerse la Nueva Medicina Germánica, o por lo menos el libro “Las melodías arcáicas”. De lo contrario se puede confundir “buenos” síntomas de la fase curativa, como por ejemplo la amplificación de exantema o cólico de estómago o la última crisis epiléptica que son necesarios justamente para el ritmo bifásico biológico a través de “Mi Muchacha Estudiante”, con lo cual a nosotros antes se nos había enseñado que fuera un síntoma patológico “maligno”. Si el paciente conoce la medicina germánica, entonces ya no se asusta sino que saluda a tales síntomas de la fase curativa con alegría como si fueran “buenos amigos” de su SBS (programas biológicos con pleno sentido natural), es decir, la última fase PCL debería funcionar optimalmente. Pero con el prototipo de la melodía arcáica “Mi Muchacha Estudiante” entonces las recidivas de conflictos ya no deberían aparecer, por ejemplo, en casos de epilepsia, con esta ya no deberían aparecer más crisis epilépticas.

jueves, 27 de septiembre de 2012

¡Me quedé sin aire!

Hola amigos de la NMG:

Ayer experimenté algo y aun no he logrado determinar en qué consiste mi problema.

Hace algunos días tuve un sueño en donde entrenaba para una competencia y tenía que pasar obstáculos en el suelo, como para trepar. Si bien no practico tal deporte pero sí hago algo de fisioculturismo.

Pero ayer por la noche soñe que competía contra otros participantes y, a pesar que di todo de mí, perdí la competencia. En el sueño no avanzaba realmente como para sobrepasar a mis contrincantes.

Entonces me desperté y tuve que ir a miccionar mucho. Esto se debe a que bebo mucho liquido  de tal manera que no es la primera vez que tengo que ir a miccionar en medio de la noche. Esta vez el problema consistió en que me di cuenta que, a pesar que yo respiraba con normalidad, tenía la sensación como que mi cuerpo no asimilaba el oxígeno. No me puse a respirar rápidamente como en pánico sino que intenté respirar profundamente pero esto no me ayudo. Apenas sentía mi pulso y pensé que mi cuerpo reducía fuertemente mis latidos del corazón. Desperté a mi pareja y le dije que algo no está bien conmigo. Le pedí que me tocara el brazo y de repente me sentí muy débil y me puse muy pálido y empecé a  sudar frío. Le pedí que llamara a la ambulancia y tuve la sensación de desmayo.

Cuando el médico de emergencias llegó yo estaba sentado en el sofá y les conté mi historia. Ellos midieron mis valores y dijeron que mis  valores estaban perfectos, es decir, presión arterial y los latidos del corazón. Después ya me sentí mejor. Los médicos de emergencias se fueron y  tuve que desviar mi atención a otras cosas que no sea mi respiración. Después me quedé dormido.

Pregunta: ¿Cuál es mi problema?

Es la primera vez que me pasa algo así. Soy hombre con buena condición física de 25 años de edad. No tomo nada de anabólicos. Sólo mucha proteína. Con aminoácidos así como creatina no tengo nada que ver. Ojalá que puedan ayudarme.
Saludos
JB, Alemania
-----
Hola JB:
¡Conozco bien tu caso! ¿Se trata de un infarto de miocardio? ¿Has resuelto algún problema que te haya sobrecargado?
Algunos especialistas afirman que el infarto de miocardio es doloroso, pero esto no tiene porqué ser así, por lo menos yo no puedo confirmarlo.

Para mí, los problemas cardíacos sin dolor siempre han sido un indicio claro de la fase de solución para eventos con el miocardio. Ya lo he experimentado unas 600 veces (en ambos ventrículos). Durante la fase del conflicto activo puede aparecer una sensación de aprisionamiento o un liviano “dolor” difuso, por lo menos esto me sucede a mí. Aquí típicamente se trata de un ligero ahogo respiratorio, algo así como que una piedra descansa sobre el pecho.

Cansancio extremo y problemas respiratorios (debido a que el diafragma se involucra) son indicios típicos para una solución de miocardio (epicrisis).

Tu sueño me muestra que el tema ha sido solucionado (quizás en forma inconsciente)

¡Que te mejores! Saludos
Antje, Bodensee, Alemania
----

Hola JB:
yo diría que tu problema es el miocardio, pero no estoy segura de qué fase ni de qué lado se trata ya que no has observado más síntomas adicionales.

En los días anteriores ¿estuvo todo en orden? ¿Hubieron indicios de fuerte cansancio o extenuación o dificultades respiratorias?
Si este es el caso entonces aquí se trata del inicio de la fase PCL-A del ventrículo izquierdo. A través de repentina disminución de la presión arterial debido a la contracción disminuida  y de la dilatación adicional de los vasos sanguíneos puede haber conducido al colapso circulatorio. Pero como todo mejoró notablemente cuando vino el médico de emergencias entonces aquí se trata de una fase PCL-A muy corta pero intensa.

Parece ser que el conflicto desbordante no estuvo activo por mucho tiempo, pero sí ha sido muy intenso. En las personas diestras el ventrículo izquierdo corresponde al lado de la pareja, en las zurdas al lado madre-hijo. ¿Ahora, todo está bien?

Eventualmente el sueño ha sido la solución del conflicto, o quizás también algún suceso en la tarde anterior. ¿Sucedió algo importante con lo cual se haya solucionado la sensación de no sentirte suficientemente capaz? Ejemplo: en el gimnasio con los colegas, o en tu casa con tu pareja (si eres diestro) o con tu madre o hijo (si eres zurdo)

La sobrecarga significa tener que asistir o ayudar a alguien a pesar de no estar en la capacidad de hacerlo. Entonces cuando alguien soluciona este problema en donde tú no pudiste asistir o no pudiste ayudar entonces esto sería la solución para ti. Pienso que el tema va en esta dirección.

En el caso que hayas tenido síntomas PCL-A, como debilidad, entonces quizás haya sido la epicrisis en donde, después de una larga duración del conflicto, aparece una fibrilación auricular y se detiene el transporte de la sangre. Pero esto último lo considero como algo improbable porque de la fase PCL-A te hubieras dado cuenta.

Saludos
Ingmar, Wiesbaden, Alemania
25 de mayo de 2012
FUente: www.gnm-forum.eu/board/viewtopic.php?t=4007

martes, 11 de septiembre de 2012

Mujer peruana libre de cáncer de mama

Hola, mi nombre es Katherine Mendoza vivo en Italia pero soy de origen peruano, y este es mi testimonio:

En enero de 2009 me descubro un nódulo muy grande en el seno derecho. Mi doctora me envió con el bollino verde para hacer una mamografía y ultrasonido. Después de haber sido examinada por biopsia me dijeron que tenía un tumor maligno y de inmediato me comenzó a dar indicaciones de cómo seguir las prácticas o el protocolo médico.

En el lapso de un mes, me hicieron todas las pruebas y sin demora comenzaron cuatro largos meses de quimioterapia. La intención era reducir al máximo el volumen de los tres tumores de: 50, 30 y 20 mm.

Pero antes de empezar, una amiga me había hablado de la nueva medicina germánica y parecía una buena oportunidad para ahorrarme sobretodo la dolosa pérdida del cabello, pero ya que yo no había examinado sus argumentos a profundidad no estuve lista para ponerla en práctica, así que seguí el tratamiento hasta los días de la intervención.

Una semana después que los médicos, en una entrevista conmigo y mi colega, me dijeron que al examinar la muestra tomada de la mama (una cuadrantectomía) no habían encontrado ni rastro de las células cancerosas, ni siquiera uno, no han encontrado una sola célula maligna, fue allí cuando me vinieron dudas, y al recordar lo que me había dicho mi amiga, me puse a pensar seriamente sobre algún conflicto emocional.

Mi amiga me hizo conocer a Hamer a través del libro "El cáncer", leí el libro dos veces y comencé a entender el posible conflicto. Una persona que conocía la nueva medicina germánica más que yo, me ayudó a encontrar el conflicto (las peleas con mi marido debido a mi hijo, cuando por fin me divorcio de él y me sentí libre)

Estaba muy fascinada con el descubrimiento y cómo había llegado a entender el comienzo de mi primer conflicto. En total han sido tres dolores fuertes y luego la separación parcial hasta la llegada del divorcio que yo no podía ver el momento en que llegara.

Dejé de hacer las terapias, sólo 30 radioterapias gris, y ante el estupor de los médicos interrumpí las siguientes terapias y las famosas terapias inmunológicas que deberían durar un año.

No fue fácil hacer frente a los médicos que no se hacían ningún problemas en decirme que si no seguía haciendo las terapias el cáncer me volvería.

Ahora yo he comprendido mejor cuán verdadero es lo que decía el libro, y entonces le pregunté a la doctora: "¿Me asegura que si me hago la terapia el cáncer no volverá?" Ella me respondió "No, no podemos asegurarle nada", y yo dije: "Entonces, ¿cómo puede asegurarme que, si no hago el tratamiento, me volverá el cáncer si no puede garantizar que haciendo el tratamiento no volverá?" No dijo nada más, se quedó callada.

A causa de esta enfermedad me quedé sin trabajo y casa. Tuve que hacer de conserje en un alojamiento, durante casi un año sufrí el conflicto del refugiado, con lo que esperaba tener apoyo por el desempleo por despido, pero no me lo esperaba porque ya me habían dado una pequeña pensión civil: Esto me causó un malestar muy fuerte en el estómago que ahora estoy resolviendo porque me di cuenta que era el “bocado de pan” que no he logrado digerir (el dinero de desempleo esperándome por derecho).

Primero tuve que tomar omeprazol para la digestión, pero he entendido el sentido biológico que ya no tomará más de un mes: así que puedo decir que mi conflicto de no digerir el bocado ya estaba resuelto, ahora tan solo espero llegar a entender la crisis epileptoide para pasar a la segunda parte de la fase de curación.

Ahora ya no tengo la hinchazón y ardor de estómago, por lo menos no como antes, pero sobretodo ya no tengo miedo de pensar en el cáncer como algo mortal. Sé cómo afrontar el problema y me siento tranquila y calmada.

Pienso en cómo alcanzar el mejor modo de la fase curativa y sin riesgos.

Sólo me queda dar las gracias a Hamer por compartir sus descubrimientos y ayudar a aquellos que están listos para su puesta en práctica.

Gracias porque hace un año yo no sabía lo que significaba estar serena. No soy alérgica a nada y ya no me viene más fiebre. Sólo lamento que no estube lista antes de someterme a la cirugía que me dejó una marca pero que de todos modos soy capaz de superarlo.

¡Mil gracias!

Fuente:  "Ciao, mi chiamo Katherine Mendoza" http://www.albanm.com/testimonianze