sábado, 27 de septiembre de 2014

Alergia contra la manzana (Ejemplo de curación)

Añadir leyenda
Una paciente de 12 años estaba sentada en la cocina con su madre que pelaba y cortaba las manzanas. Esto sucedió hace 20 años. En eso, la tía entró por la puerta. La tía era vecina de la casa del costado. El jardín de ambas casas familiares estaban unidas mediante una puerta abierta. Se puso en el umbral de la puerta y dijo: Liesbeth, tú has robado nuestras peras, ya te han visto.

Liesbeth dijo: “Yo ni siquiera sabía que vosotros tenéis un árbol de peras en vuestro jardín. Y, en absoluto, ¿por qué yo haría algo así, robaros vuestras peras?

La madre preguntó en presencia de la tía: “¿Has robado las peras del jardín?

Liesbeth: “Mamá, no, con seguridad que no.”

Entonces la madre calmada le dijo a su hermana: “Lisbeth no miente, por tanto ella no ha robado ninguna pera.

Y entonces continuó pelando y cortando las manzanas.

Cuando la paciente salió la tía la detiene y le dice: “Tú sí has robado las peras. Te han visto.

A partir de aquél día, la paciente no habló más palabra alguna con la tía. Cuando ella estaba delante de la casa, ella buscaba otro camino para evitar acercársela, porque en realidad ella no había robado las peras. Pero desde aquel bendito día ella tuvo una alergia contra las manzanas (porque la madre había estado pelando y cortando manzanas y ella había comido manzanas). Cada vez que ella comía algo que tuviera que ver con manzanas, como tarta de manzanas, zumo de manzanas, etc., etc., aparecía un eccema (dermatitis) en la boca y alrededor de la boca. Pasaron años, ella ya había olvidado la historia, y la tía ya había fallecido hace 14 años. Y cuando llegó a conocer la Nueva Medicina Germánica, se esforzó por descubrir qué había pasado con lo de las manzanas.

Durante mucho tiempo no logró dar con la causa, porque el tema con la tía se trataba de peras por lo que no podía haber tenido alergia contra las cáscaras pacíficas de la manzanas, o pedazos de manzanas o comer manzanas de aquella vez en la cocina.

Pero finalmente se dio cuenta que el caso tenía que ser resuelto en forma asociativa como si fuera un juego de rompecabezas. Y por supuesto que esto tenía que ser así... Después que lo descubrió hizo una prueba demostrativa: Ella comió tarta de manzana y además una manzana entera. ¡Pero ya no pasó nada más!

Fuente:
Capítulo 8 del libro "SIDA – La enfermedad que no existe"
por el Dr. med. Mag. theol. Ryke Geerd Hamer


viernes, 26 de septiembre de 2014

La esposa del arquitecto

La prueba del VIH no detecta virus
sólo una alergia contra el esmegma

 

Una mujer diestra de 37 años, casada con un arquitecto de carácter muy suave, concibe una hija. Cuando la hija tiene 2 meses de edad, el marido de la paciente se enferma de una así llamada “hinchazón de los ganglios linfáticos” (pero en realidad era quistes en conductos branquiales = No hodgkin)  y es internado en el hospital. Allí se le realiza una prueba de VIH. Resultado: Positivo.

Después el hombre es tratado durante 1 año hasta que muere.

Sin embargo el esposo le había confesado a ella justo después del diagnóstico de SIDA que él era homosexual, es decir bisexual.

Ella vivió aquí 3 conflictos biológicos:

1) Conflicto de miedo-asco con hipoglucemia (nivel de azúcar bajo),  porque ella se imaginaba a posteriori que cuando él había dormido con ella que él acababa de venir del ano de un homosexual. Ella tenía constantemente (riel) el olor de esmegma y de esperma en la nariz.

2) Desde entonces en ella apareció una idea obsesiva relativa al el ano (= atrás) del (o de los) homosexuales, que le hacía sentir a posteriori atrás un miedo en la nuca -ante un ladrón: es decir una amenaza para ella y para su hija.

3)
Ella quería expulsar retrospectivamente al marido (con las manos y los pies) y sufrió una parálisis parcial temporal del brazo derecho y de la pierna derecha. Parálisis que desapareció después de la muerte del marido.

Ella nunca más durmió con su esposo – hasta la muerte de él (un año después).

Un mes después del diagnóstico de VIH positivo se le hizo también a ella una prueba de VIH la cual arrojó significativamente positivo, debido a que ella no pudo pensar durante todas las cuatro semanas en nada más que en esmegma, esmegma y esmegma; y tenía constantemente el olor en la nariz.

En ese entonces también se le realizó una prueba de VIH a su hija de 3 meses de edad que hasta ese entonces ella daba de lactar, prueba que también salió positiva. Por suerte ella rechazó la toma del AZT tanto para ella como para su hija, debido a que ya conocía la Nueva Medicina Germánica.

Ahora la niña tiene 7 años y desde hace 6 es nuevamente VIH negativa.

¿Qué hizo que la prueba de VIH de la hija arrojara positivo?

La lactancia con la que se transmitió los “anticuerpos del esmegma” a la niña. Esto por lo general es completamente insignificante y en pocos meses o en un años desaparecen dando negativo. Esto es el caso con todos los anticuerpos (sarampión, rinitis alérgica, etc.)  que la madre comparte al hijo con la leche materna, algo que también sucede con las transfusiones de sangre. De la misma manera el niño también recibe los anticuerpos VIH de la madre con la leche materna. Y por tanto la prueba VIH arrojará positivo.

Ahora se grita: La madre ha “contagiado” al niño. Pero a nadie le interesará hacer otras 20 pruebas de alergia que eventualmente también darían positivo en caso que se las hicieran.

Esto significa:

Los rieles (= anticuerpos) de la madre que da de lactar, o los  rieles (= anticuerpos) del donante de sangre son “transmitidos” a través de la leche materna o la transfusión sanguínea. Esto es un hecho descubierto en forma completamente empírica: Todas las así llamadas “alergias”, mejor dicho anticuerpos (contra las mandarinas, uvas, .., esmegma) la tienen también el niño de pecho en un grado ligero o también el receptor de la transfusión, pero no por mucho tiempo.

Esto muestra que este patrón del riel no solo se guarda en nuestro cerebro, sino evidentemente también en los líquidos corporales (leche, suero, etc.). Estos anticuerpos podemos medirlo mediante nuestras diversas pruebas de alergia (prueba de la dermis o de suero). Incluso se puede medir qué concentración o fuerza alérgena tienen.

En la actualidad se puede también diferenciar entre los anticuerpos producidos activamente y los adquiridos pasivamente: Los adquiridos pasivamente no duran mucho tiempo, máximo ½ o 1 año. Esto puede ser también comprobado fácilmente, es decir, por ejemplo, cuánto tiempo existen aun tales anticuerpos en el suero sanguíneo del niño pequeño. Esta capacidad de transmisión de los anticuerpos a través de la leche materna o transfusión sanguínea ha llevado a la idea idiota que el SIDA fuera contagioso. En todo caso no más contagioso que los anticuerpos contra el heno o contra las mandarinas, plátanos, o cerezas.

Se debe diferenciar muy exactamente entre la transmisión completamente inofensiva de los anticuerpos, por ejemplo también con los anticuerpos contra el esmegma y los síntomas que generan el diagnostico chocante (DHS). Chocante porque se le diagnostica en forma estafadora una enfermedad mortal del sistema inmune.

Estos síntomas, que empiezan con el DHS (Síndrome Dirk Hamer) del diagnóstico y del pronóstico, son SBS (programas especiales biológicos) de cáncer o equivalentes al cáncer. Por supuesto que debemos tomar en serio tales síntomas. Pero solucionar los conflictos se puede únicamente ayudando al paciente a que aprenda a comprender la Nueva Medicina Germánica y que entienda que todo esto es una estafa de una mafia con estilo de religión, cuya meta es evidentemente eliminar a las personas.

Fuente:
Capítulo 8 del libro "SIDA – La enfermedad que no existe"
por el Dr. med. Mag. theol. Ryke Geerd Hamer

jueves, 25 de septiembre de 2014

Dr. Hamer: El shock psíquico del diagnóstico genera el "SIDA"

SIDA: Mecanismo con el cual el shock psíquico del diagnóstico y del pronóstico puede hacer surgir los focos de Hamer en el cerebro y los síntomas del "SIDA" en los órganos.

por el Dr. Ryke Geerd Hamer

El SIDA, llamada enfermedad de inmunodeficiencia, no sólo es una mentira, es un fraude muy deliberado para establecer una posición de poder, con el cual se puede eliminar a cualquier persona.

Si hubiera funcionado y si se hubiera podido continuar embruteciendo a la gente con la ayuda de la prensa totalmente controlada, usando el truco de Gallo, entonces los "conocedores" hubieran podido construir un dominio a nivel mundial.

Consideré que mi labor tenía que ser la de investigar un poco más de cerca ese hecho, ya conocido, que únicamente se enfermaban de SIDA (con síntomas manifiestos) aquellas persona que sabían (o creían saberlo) que eran VIH positivas.

Todos toman simplemente la noticia de este hecho y no se ponen a pensar más sobre el tema.

Precisamente aquí se encuentra el nudo con el que todo la estafa del SIDA tiene que ser llevado a reventar:

La pregunta debe ser respondida, el cómo se llega en absoluto a aquellos síntomas con los que se hace creer a las personas que son síntomas del SIDA y que con cuya ayuda ellas deben ser (y son) asesinadas.

Esta pregunta puede ser respondida por la Nueva Medicina Germánica con el "sistema ontogenético de los programas especiales biológicos sólidos (= SBS) de la Naturaleza", y con todas las cinco leyes naturales biológicas de la Nueva Medicina Germánica.

Los “clínicos del SIDA” suelen decir: “Vamos, ¿de dónde más van a venir los síntomas? ¿De qué mueren pues los pacientes?” Incluso se promueve y se instala la eutanasia por todo lugar a favor de los "pacientes de SIDA mortalmente enfermos”. ¡Y con todos estos terroríficos casos clínicos la prensa, controlada uniformemente, puede continuar celebrando el “cuento de horror SIDA”, como si fuera una misa satánica!

Con el debido respeto que se merecen las otras refutaciones teóricas de la estafa del SIDA, que ya había revelado como el primero en 1987, creo que tenemos que empezar a tratar justamente en este punto, el punto de los síntomas clínicos.

Sólo allí podemos exponer toda la estafa y quitarle el piso a todo el "sindicato del SIDA". Porque en este punto el paciente puede entender muy bien cuán profundo se piensa engañarle. Tan solo se necesita explicarle exactamente el mecanismo de cómo los mismos médicos generan el shock psíquico del diagnóstico y del pronóstico y que, a su vez, hacen surgir los focos de Hamer en el cerebro y los supuestos síntomas del SIDA en los órganos.

Son los mismos círculos religiosos que no quieren que se hagan público las correlaciones de la incidencia de cáncer. Correlaciones que la Nueva Medicina Germánica ha expuesto ya desde hace 28 años. Y son exactamente los mismos círculos que crearon "el SIDA, enfermedad mortal de inmunodeficiencia" y que ahora están muy afanados en edificar una segunda columna, junto a la del cáncer, para crear una nueva enfermedad que lleve a la muerte, con lo que los colocaría en estado de poder totalitario. Esto ya lo describí en 1987, con razón.

Que los lectores quieran disculparme, soy una persona pragmática: Si bien es muy interesante discutir teóricamente el SIDA, pero mientras tanto las pobres personas siguen siendo aterrorizadas con el "SIDA" y "destruidas" de la manera más brutal posible con la ayuda del “protocolo del SIDA".

Con nuestras discusiones de salón a estas pobres personas no se les ayuda. ¡Hay que hacer algo! Pero si el VIH es tan solo una inofensiva prueba de alergia a la esmegma, no muy diferente a la alergia al heno, a las nueces, a las naranjas o a la salchicha, entonces toda la mentira-SIDA fue una única y enorme estafa.

Todos estamos llamados a participar activamente, todos somos responsables.

Levantémonos por fin y pongamos fin a esta danza de brujas y de tortura.

¡Para esto es el tiempo justo! ¡Tened piedad por fin!

August 2009

Dr. Ryke Geerd Hamer

Fuente:
Epílogo del libro “SIDA – La enfermedad que no existe”
por el Dr. med. Mag. theol. Ryke Geerd Hamer
http://drrykegeerdhamer.com