Entrada destacada

La existencia del virus del sarampión nunca se ha demostrado

Por Jesús García Blanca   En noviembre de 2011 el virólogo alemán Stefan Lanka retó en internet a quienes afirman que el virus del...

martes, 12 de junio de 2018

Testimonio de Claudia Recalde, Maldonado, Uruguay

Por Claudia Recalde 

11 Junio 2018

Hola amigos acá les dejo mi testimonio de dos programas de cáncer que padecí simultáneamente.

Todo ocurrió repentinamente en noviembre del 2017. Un día me llama mi abogado diciéndome que habían "hackeado" mi cuenta bancaria y alguien había hecho desaparecer todos los ahorros de mi vida. Pero esto no quedó ahí: también me alertó que el hacker había realizado transacciones a mi nombre y estaba incluso comprometida mi vivienda y podía llegar a perderla.

Para mi desgracia, un mes después se confirmó el aviso. Perdí no solo todo mi dinero sino además mi apartamento. Cómo las cosas no podían ir peor, mis dos hijos de 5 y 8 años ya no podrían vivir conmigo y se mudaban definitivamente a la casa de su padre ( yo me encuentro separada del padre de mis hijos). Desde ese entonces vivo en casa de mi nueva pareja.

Pasadas las fiestas de fin de año y yo más recompuesta sabiendo que vería a mis hijos los fines de semana y que habría grandes chances de recuperar mis ahorros, proseguí mi vida normalmente.

Pero a fines del mes de enero me desperté una mañana con fuerte dolor intestinal y pude observar que una porción de mi intestino salía por un costado. Cómo ya he padecido cáncer en tres oportunidades anteriores y conozco más que nadie el accionar de los médicos alópatas, no concurrí al sanatorio y tuve una charla con un buen amigo médico de la NMG.

Tras una charla de una hora apróximadamente él me preguntó si yo había vivido lo de la estafa como una injusticia y ahí me largue a llorar. Ese era el sentimiento que yo anidaba dentro mío hacía dos meses. Me dijo que simplemente dejara que él programa terminara de cumplirse pues se encontraba en face de solución. Pase entonces el próximo mes prácticamente acostada, con mucho dolor, sueño y sin apetito. En algunas oportunidades tenía que tomar alguna novemina fuerte pero nada más y de un día para el otro cesó el dolor volví a tener apetito y el bulto desapareció.

Pero la finalización de este programa parecía estar dándome tiempo para comenzar uno nuevo. Me desperté una mañana siento dolor en la mama izquierda y podía palpar un gran bulto en ella. Volví a consultar a mi médico amigo y establecimos claramente el origen del conflicto: el sentimiento de pérdida que había tenido hacia mis hijos dos meses atrás. Me encontraba yo en face de solución.

Con el correr de los días ese bulto se fue acercando al pezón y se percibía una inflamación con pus. Yo estaba convencida que eso iba a supurar en algún momento, y así sucedió. Una mañana me desperté con la camiseta mojada y ahí había mucha pus. La herida siguió drenando por unas tres semanas sin dolor alguno. Acompañé el proceso poniéndome en la herida áloe Vera de la misma planta y algunas gasas de propóleo. Al día de hoy ya no hay supuración y la herida cicatriza normalmente.

...

13 Junio 21018

Si bien me costo un tiempo establecer claramente esto del “ conflicto biológico” y diferenciarlo de una emoción, pero finalmente un médico de NMG me planteó el siguiente ejercicio: que me imaginase que soy un animal en el bosque. Ahí solo tendré necesidades biológicas ( necesidad de comer, reproducirme, de tener mi territorio de caza, mi nido, defenderme de los depredadores).  La biología reacciona ante estas necesidades y su imposibilidad de ser concretada. Así podrás hacer una idea cabal de lo que Hamer quiso transmitir con este concepto básico y sencillo un beso.

Los primeros tres cánceres sólo me dejé llevar por la soledad acompañada por mi familia sin entender el porque me sucedía a mi, solo me refugié en mi familia y dejé pasar lo que tenía que pasar, a mi sorpresa los tumores desaparecían con el tiempo sin tratamientos tradicionales. Ya en los últimos yo tenía conocimiento de Hamer y entendí mis conflictos anteriores y estos por los cuales estaba en programa. El entender que no estaba enferma sino resolviendo fue un gran cambio de paradigma para mí por eso no creo en la enfermedad sino en que todo tiene solución.

---

Comentarios:

M.deJ.: Muy buen testimonio , bravo , pero disculpa te pregunto y los otros cáncer anteriores los trataste igual ???

Claudia Recalde: Sin conocer la NMG opté por no realizarme ningún tratamiento protocolar, y me refugié en el silencio y soledad. Sin percibirlo ni entenderlo estaba dejando que los programas finalizaran su curso. Hoy puedo afirmar que la gran diferencia de estos dos últimos programas fueron vividos sin temor y plenamente consciente de la inteligencia de nuestra biología.

D.S.R.:  Gracias por compartir tu testimonio me confirma una vez mas que estoy en el camino correcto,

Claudia Recalde: De nada, ¡merece!

G.J.: ¡Qué testimonio fuerte! Hay que estar muy segura y no tener miedo! Te re felicito!! Yo estoy aprendiendo recién...

Claudia Recalde: Gracias!! A las órdenes!.

L.B. Muchas gracias x compartirlo. ¿Sos de Maldonado, Uruguay no? Tu amigo en Nmg ¿es Orsi? ¿Puedo compartir tu testimonio en mi muro?

Claudia Recalde: ¡Siii, no hay problema!! ¡Saludos!!

V.D.: ¡Excelente testimonio! Claudia, ¿podrías mencionar a la persona de NMG que te guió y acompañó en tu proceso? Es bueno para todos un referente con resultados exitosos.

Claudia Recalde: Si claro, es el médico uruguayo Andrés Orsi.

S.E.: Gracias Claudia por compartir tu testimonio, eres una gran guerrera y te admiro, ya pronto estarás del todo bien, un gran abrazo desde Guatemala.

Claudia Recalde Muchas gracias. Te comento que hago fitnes desde que estaba cursando el programa.

V.S.C.: y en el pasado ¿fuiste tratada con la medicina oficial?

Claudia Recalde: Hola, no siempre, me negué hacerlo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario