martes, 13 de mayo de 2014

Jack

Este es Jack, un pequeño perrito Jack Russel, que vive en una casa de campo con 3 grandes perros Antiguo Pastor Inglés. Los perros comen juntos, cada quien en su plato, una ración más bien escasa. El problema es que si Jack no come a toda velocidad, su comida es robada por alguno de los grandes perros.

Hace unas semanas, Jack fue traído a consulta con un gran abultamiento en el lado derecho de la cara, correspondiente a una inflamación de la glándula salival parótida o mandibular (segunda vez que le ocurre en un año).

Las glándulas salivales están formadas por 2 tipos de tejidos: El tejido glandular (glándulas de tipo exócrino- DERIVADAS DEL ENDODERMO) que producen saliva y la vierten a la cavidad oral, y los conductos que transportan la saliva de la glándula a la boca (DERIVAN DEL ECTODERMO).

Las glándulas salivales se afectan por conflictos de bocado, con el matiz de insuficiente insalivación. Las del lado derecho por no poder atrapar el bocado y las del lado izquierdo por no poder escupir el bocado. Durante el conflicto activo, lo primero que ocurre es un aumento en la función de la glándula, produciendo más cantidad de saliva que lo habitual. Cuando el conflicto es grande y de cierta duración, puede haber proliferación de las células de la glándula (endodermo), que en ocasiones es diagnosticada como adenocarcinoma (raro en perros) y en la fase PCL hay caseificación o absceso en presencia de mico bacterias.

En el caso de los conductos, el matiz del conflicto es: no poder, no querer o no tener permitido comer (insalivar) un bocado. Durante el CA hay ulceración y dolor (Patrón de sensibilidad de mucosa interna) y en la PCL hay reparación (inflamación y adormecimiento) pudiendo causar oclusión con acúmulo de saliva dentro de la glándula.

Cuando hay recidivas del conflicto puede haber daño permanente a la glándula o al conducto, pudiendo ser necesaria la cirugía.
La inflamación de Jack cedió al cabo de algunos días. Recomendé a los propietarios separar a Jack de los demás perros a la hora de comer, para que pudiera hacerlo tranquilo, sin prisas y sin sentir amenazada su comida.

Fuente: Ofe Robledo

No hay comentarios:

Publicar un comentario