miércoles, 25 de abril de 2012

Caso: Verruga en la planta del pie

Hola Helmut:
Mi esposa y yo hemos estado ocupándonos de la Medicina Germánica desde hace casi año y medio.

En el inicio, no fue fácil obtener una visión clara. Pero, desde el último seminario en el que participé a principios de diciembre, estoy comprendiendo ya paulatinamente. A diario puedo entender y reconocer cada vez mejor la relación entre la psique y el cerebro. Al respecto me gustaría transmitirte la siguiente experiencia.

Se trata de un conflicto de separación:

Durante varios años mi hijo, de once años de edad, tenía verrugas en uno de los pómulos del pie derecho.

Cuando por primera vez nos dimos cuenta de ellas, no eran de gran tamaño, sino aproximadamente de unos 5x3mm. No pensamos en nada malo, porque, de vez en cuando, se puede tener una verruga así. Y, por último, de acuerdo a la medicina convencional, estas son determinadas por virus y en algún momento desaparecen.

Pero con el tiempo las verrugas en las áreas afectadas se volvían cada vez más grandes. Como estas no molestaban realmente a nuestro hijo, no hicimos nada. Observábamos el asunto de tiempo en tiempo y nos dimos cuenta que estas pequeñas protuberancias no reducían su tamaño. Por el contrario, se podía ver que las verrugas crecían continuamente. Si bien no en forma explosiva, pero por lo menos un poco.

Por eso meditamos otra vez sobre una solución. Pero, aparte de esperar y desear que estos bultitos se fueran por sí mismos, no teníamos otra opción.

Todo quedó así hasta el mencionado seminario. Las verrugas se habían extendido sobre una superficie de unos 25 x 25 mm. Ahora eran ya un poco incómodo para nuestro hijo, especialmente para cuando caminaba.

Pero gracias a que mi esposa y yo hemos prestado mucha atención a tus conferencias, ahora podemos ubicar bien el asunto.

Lo primero que supimos es que las verrugas pertenecen a la epidermis de la piel externa y ella reacciona a la separación. En segundo lugar, supimos que la separación está relacionada con la corteza cerebral y por lo tanto es decisivo saber si la persona es diestra o zurda. Nuestro hijo es zurdo, por lo que el lado derecho es el lado madre-hijo. En este caso, sólo su madre podría entrar en cuestión. En tercer lugar, supimos que los pómulos del pie significan que él fue separado en contra de su voluntad. Hasta aquí todo bien.

Ahora teníamos que encontrar aun el conflicto, que por supuesto no fue fácil.

En uno de los días siguientes hablé con mi hijo, pero completamente de forma espontánea, sin forzarle. Le dije que sus verrugas son un conflicto de separación y se asocian sólo con su madre. También le pregunté si podía recordar desde cuándo tenía las verrugas. Dijo que desde la escuela primaria. Le pregunté aún más si en ese tiempo a veces ha tenido la sensación de que quería tener a su mamá, pero ella no estaba para él. Espontáneamente dijo que la primera semana de clases (en el primer grado) habían algunas madres que permanecieron con sus hijos en el aula, y eso quería él también. Literalmente, le dijo a mi esposa: "Y tú estabas allí, pero no estabas allí."

Y exactamente esto era su conflicto de separación. Mamá no estaba allí, él no fue capaz de decirle a nadie que estaba solo y aislado. [Nota: Se reconoce que fue una experiencia muy aguda y dramática de la manera cómo relató sus recuerdos].

Entonces le dije: "Mira, ahora estás en la escuela secundaria y seguro que no querrás que tu mamá esté contigo allí, ¿verdad?"

Él simplemente respondió: "¡Bueno, ahora ya no!"

Lo dejamos con estas palabras, y continuamos con nuestra vida cotidiana. Después de casi una semana le pedimos a nuestro hijo que nos dijera cómo van las cosas con sus verrugas. Para nuestra sorpresa, encontramos que estos bultitos se habían vuelto más pequeños. En las próximas dos semanas se podía ver, literalmente, cómo las verrugas se iban reduciendo día a día. Dentro de tres semanas, las verrugas, que habían estado por más de cuatro años sobre el pómulo del pie, ahora habían desaparecido por completo y no han vuelto.

Para mí y mi esposa es una prueba de que la medicina germánica es verdadera, y vale para los tres niveles: psiquis, cerebro y órgano.

Muchas gracias por este conocimiento.

Mis mejores deseos M. y A.

---

Nota del Ing. Helmut Pilhar:

Un caso maravillosamente simple y claro.

Vemos que la persona sabe con bastante exactitud sobre su conflicto, incluso después de un largo tiempo. Es que tan solo se debe saber qué es lo que se ha de buscar. Es un arte el hacer las preguntas correctas. Con el descubrimiento del Dr. Hamer, la medicina germánica, se puede hacer esto. A menudo, cuando se descubre el conflicto relacionado, uno puede sorprenderse fuertemente sobre la exactitud de la medicina germánica ...

La verruga es una así llamada "sanación pendiente de un conflicto de separación". Este conflicto de separación, asociado a la planta del pie (¡Mamá, quédate aquí!), es reactivado rápida y continuamente a través de un riel. Si el conflicto se ha reconocido y ha quedado sin fundamento, entonces los rieles desaparecen. (En este caso: La separación materna en la escuela). Este principio se aplica a todos los programas especiales (Neurodermitis, pie de atleta, Parkinson, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, espondilitis, etc)
  • Bien, ahora, ¿cuál fue aquí la "terapia"? ¡Porque algo ha hecho que los síntomas de muchos años de duración desaparezcan de repente!
  • ¿Cuánto ha “costado” esta terapia?
  • ¿Quién fue el "terapeuta"?
  • ¿Quién ha "curado"?
Bueno, ahora, querido lector, entiende usted la controversia en curso entre el Dr. Hamer, descubridor de la medicina germánica, y la corriente ambiciosa y falsificadora que quieren mantener su "pie terapéutico" entre el paciente y su salud, con sus “remedios” y "métodos terapéuticos". El “Establishment" actualmente imperante ve desvanecer sus casos ...

¡En la actualidad se está separando el trigo de la paja! Un creciente número de falsos amigos se están quitando las máscaras y van directamente a la oposición abierta contra el Dr. Hamer. ¡Mire usted bien lo que hay detrás de todo!

Fuente: http://www.germanische-heilkunde.at/index.php/beitrag-anzeigen-87/items/erfahrungsbericht-warze-an-fusssohle.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario