domingo, 25 de diciembre de 2016

Y ahora, ¿cómo resuelvo el conflicto biológico?

Para resolver ( o evitar una recidiva de ) un conflicto biológico, has cambios en tu vida. 

Tanto más intenso sean los síntomas, tanto mayor o radical pueden ser los cambios. 

Si, por ejemplo, puedes tomarte vacaciones, tómalas, quizás por varias semanas. Si te gusta la naturaleza, viaja al campo. Si te gusta la psicología, aplica algunas de sus técnicas. ¿No conoces ninguna? Google, amigos, expertos. Si crees en la filosofía, estudia en profundidad alguna que sea buena. Si crees en el Amor, sé más espiritual, profundiza tu fe. Si crees en tu interior, has introspección o algún curso de meditación.

Todo esto funciona sólo si tu grado de dolor/sufrimiento es alto o tomas consciencia de ello. Si reprimes o ignoras este hecho o te conformas con ello, no tendrás motivación para cambiar.

Aquí algunos pasos útiles para salir de la conformidad:
  1. Toma refugio
    Ya sea en Dios, o en el Amor, o en lo más puro que puedas creer.

  2. Ora o medita
    Se trata de conocerse a sí mismo, cada vez con más profundidad. Hay mucha técnicas, muchas opciones. Busca y escoge la que más se adecua a tus necesidades.

  3. Ayuna
    No es tanto el ayuno del cuerpo físico, sino el ayuno del alma. Ejemplo: Si hay chisme en el interior, no lo alimentes. Si burla, no lo alimentes, si ira, no lo alimentes.
    El ayuno del cuerpo físico puede consistir más en una dieta saludable. Si hay contaminación, hacer alguna dieta desintoxicante.

  4. Busca la sabiduría
    Lee algún libro de verdadera sabiduría. La que te guste, sea la Biblia, Lao Tse, Buda, Eckhart Tolle, Teresa de Jesús, Tomás de Kempis, etc.

Repite estos cuatro puntos anteriores hasta que venga un anhelo de liberación del sufrimiento. El cambio vendrá con garantía. Y los procesos biológicos serán innecesarios.

2 comentarios:

  1. Esta información ayudará a todos aquellos que sufren de caso agresivo de meningitis bacteriana (meningitis meningocócica). Mi hijo se enfermó con una infección meningocócica en 2011 y finalmente cayó víctima de shock séptico, y casi murió. El dolor era obviamente insoportable. Nuestro médico le prescribió varios antibióticos pero no parece ser eficaz. El transmite su preocupación y la incomodidad del absceso, pero solíamos decirle que no se preocupe, pero no una mejora hasta que llegué a ponerse en contacto con el Dr. Nelson y hacer un pedido de su medicina herbal que puso fin a su dolor. Ahora está completamente curado, puede ponerse en contacto con él para obtener consejos e información con este correo electrónico: drnelson581@gmail.com

    ResponderEliminar