lunes, 11 de julio de 2016

Cáncer de mama causado por peleas ocasionales con el esposo

Ejemplo de caso en la NMG: Peleas ocasionales con el esposo o con la ex esposa junto con su hija.

Hoy en día el divorcio llega muy pronto después de la boda. Entonces surge a menudo un dilema, ya que el divorciado comienza una nueva “relación” y al mismo tiempo debe ser un buen padre para su hijo o hijos nacidos del primer matrimonio. Aquí tenemos a dos casos muy parecidos.

Maja era modelo para la empresa Bademoden y era muy hermosa.

Cuando iba a pasear a la playa, ella atraía las miradas de todos los hombres con sus enormes pechos exuberantes y bien formados. Siguió siendo así incluso cuando tenía 30 años y dos hijos. Sin embargo, su esposo ya había estado casado antes y tenía una hija de su anterior matrimonio. La ex esposa tuvo una fuerte discusión con su esposo (ahora marido de Maja), tras el cual se percató que tenía cáncer de mama e instintivamente lo echó de su casa. El cáncer de glándula mamaria sanó sin pseudoterapia sin problemas.

Maja comenzó a tener problemas diarios cuando el esposo era citado por la ex esposa para hablar sobre la hija. Conversaban por lo general toda la noche sobre la hija. Y la hija de la ex esposa y del esposo de Maja terminaba durmiendo a menudo en el apartamento de Maja.

La paciente sufrió:
  • un conflicto de pelea (a causa del esposo) en la mama derecha, provocando cáncer de glándula mamaria.
  • un conflicto de no-querer-ser-separada del esposo, simultáneamente con un conflicto de querer-separarse de la ex esposa, afectando los conductos galactóforos.

Diagnóstico según la medicina convencional: carcinoma ductal adenoideo.

Diagnóstico según la Ciencia Curativa Germánica: SBS ductal y SBS de glándulas mamarias.

El caso está lleno de tragedia: Un día el esposo rompió su relación con la ex esposa. Para Maja: la solución.

Cuando me enteré, felicité a Maja y le expliqué que debía tener cuidado, ya que la mama se inflamaría y que tendría una fase pcl tuberculosa en el cáncer de glándula mamaria y otra fase pcl en los conductos galactóforos. Luego su esposo tendría que drenar la mama, pero ella me dijo que su esposo no deseaba hacerlo. Cito a su terapeuta: “Así de corto y simple: El esposo cortó el contacto con su ex.”
Después de ello, la mama se hizo cada vez más grande (Historia de Mecki). Sin embargo, la paciente se decidió por la operación y se amputó gran parte de la mama. Un día me llamó la paciente y me contó que ahora tenía unos ganglios linfáticos enormes. Le pregunté si por casualidad tenía la sensación de no sentirse adecuada como mujer a causa de lo sucedido a la mama, a lo que me contestó afirmativamente. Quise saber en qué momentos esa sensación era más fuerte, y me contestó: “Cuando estoy en la playa nudista.” Yo no lo podía creer. El esposo llevaba consigo a su mujer a la playa nudista y dejaba que todos se la comieran con los ojos.

Nuevamente la paciente se dejó operar. Luego se sentía muy débil y no podía cuidar a sus hijos tal y como estaba acostumbrada a hacerlo. Cuando se percató de estos, mostró los siguientes síntomas: Presentó ataques epilépticos en la mano izquierda y el pie izquierdo.

La ubicación temporal del primer ataque es interesante.

La paciente me llamó para contarme que había estado en la iglesia y que percibía todo de manera distinta. Sintió una profunda calma y tranquilidad que todo iba a estar bien. Al día siguiente tuvo el primer ataque epiléptico.

Luego todo sucedió muy rápido.

Los ataques se repitieron.

Luego le diagnosticaron nódulos pulmonares. En la última operación tuvo miedo de morir. Toda su familia le llenó la cabeza de tonterías como amputarse la mama o ir a la clínica a causa de las “metástasis”. Una vez ahí la trataron inmediatamente con morfina y le dieron el diagnóstico: “ataques epilépticos por metástasis generalizada de cáncer de mama”.

 

Luego de la gran resolución: la parte superior de la mama derecha se hizo más grande. Corresponde a las glándulas mamarias. Toda la mama está muy inflamada (Historia de Mecki). El esposo debería haber vaciado la mama en aquel momento, pero no lo hizo.

 

En esta imagen de corte de tórax del 27/02/2008, vemos la mama derecha hinchada con un foco tuberculoso antiguo, así como también calcificaciones. La pelea con el esposo por el tema de la ex duró varios años, por momentos era intento, por momentos más débil o simplemente se quedaba en fase pcl (tuberculosis). Para nosotros esto no es ningún descubrimiento nuevo, sino una confirmación lógica: cuando hoy en día determinamos un cáncer de glándula mamaria en una paciente, entonces podemos ver que el “regreso del cáncer” tiene una historia pasada más o menos larga (se ve en una TC), incluida la fase pcl. Al tener las mamas tan grandes, las pacientes a menudo no se percatan del cáncer, especialmente cuando está ubicado en un punto central.

 
 

Aquí vemos los nódulos pulmonares del diagnóstico. Sin embargo, luego siguieron la calma con la fase pcl, sudores nocturnos, Tbc y la cavernización de los nódulos pulmonares. 







En esta TC de la parte superior de la corteza, podemos observar el HH en fase pcl (Historia de Mecki) de la mama derecha.

Este caso pudo haber sido muy, pero muy inofensivo. Además, la paciente tuvo a su disposición a una consejera muy inteligente de la Ciencia Curativa Germánica. Pero ni los mejores consejos son de utilidad si la paciente no los comprende y se deja amputar la mama. Y entonces se vuelve a la medicina convencional con todo su pánico. Al final, el 98% de mortalidad se hace verdadero si seguimos un camino como ése.

 
En esta toma vemos a la izquierda el HH ya cicatrizado del cáncer de glándula mamaria de la mama derecha. Debido a que el conflicto experimentaba múltiples recidivas y regresaba a la fase pcl, podemos ver una parte del HH edematoso.
La paciente ya había vuelto a tener los sudores nocturnos (signo de Tbc). Todo podría haber terminado bien si se hubiera vaciado la mama con un poco más de paciencia.

 

Fuente: "Cáncer de mama" por el  Dr. Ryke Geerd Hamer,  página 312.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario