Entrada destacada

La existencia del virus del sarampión nunca se ha demostrado

Por Jesús García Blanca   En noviembre de 2011 el virólogo alemán Stefan Lanka retó en internet a quienes afirman que el virus del...

lunes, 26 de marzo de 2018

Cómo me curé de la esclerosis múltiple

Saludos a todos:

Quiero compartir con ustedes algunos comentarios que me parecen pertinentes y que podrían (espero) serles de ayuda. Yo sufrí hace un tiempo de esclerosis múltiple, que me empezó en una de mis piernas y, afortunadamente, en la actualidad ya no sufro de esta enfermedad.

Tuve la suerte, gracias a una amiga, de estudiar detenidamente los descubrimientos del Dr. Hamer sobre la esclerosis múltiple y de aplicar lo que este médico decía en mi caso. En un primer momento, no recordaba ninguna situación especial que pudiera relacionar con mi enfermedad, pero después de una detenida meditación e introspección, pude saber con exactitud donde estaba el problema.

En efecto, pude constatar que mi enfermedad había comenzado después por un conflicto emocional de "no querer y verme obligada a hacer", que fue muy dramático para mí y que viví en soledad, tal como dice José (ver enlace más abajo) en su escrito. No les niego que en un comienzo me sentía culpable de mi enfermedad. Yo pensaba que "cómo era posible que yo me causara esta enfermedad", "además de estar enferma también me tengo que sentir culpable por ello", etc. Todos estos pensamientos y sentimientos de culpabilidad, normales en un principio, se fueron disipando a medida que estudiaba los escritos del Dr. Hamer.

El Dr. Hamer enfatiza mucho que uno no debe sentirse culpable por su enfermedad sino saberse responsable.

Para mí, la culpabilidad implica castigo, mientras que la responsabilidad supone PODER de acción y, sobre todo, de decisión. Nos labramos nuestros destinos con cada pensamiento y acto que realicemos, sin que esto implique que seamos malos por haber cometido errores.

Lo que escribió José me parece muy bien aunque creo que debo hacer algunas precisiones para complementar su mensaje:

A parte de los conflictos señalados por José, también hay que mencionar los siguientes conflictos psico-biológicos:

"Imposibilidad de sufrir una situación", "Sentirse estorbado, impedido u obstaculizado para realizar algo o hacer algo", "Impotencia para lograr salirse uno mismo de una situación por medio de una actitud apropiada", "No poder huir o escapar de una situación difícil". Está de más decir que estas situaciones, para que den origen a la esclerosis múltiple, deben vivirse en forma de un conflicto altamente intenso y vivido en total aislamiento emocional, es decir, la persona se encuentra emocionalmente sola con su conflicto.

Hay que recalcar siempre que no es un estrés común y vulgar lo que causa un conflicto psico-biológico, sino que tal conflicto supone un shock, una contrariedad, una vivencia intensa y angustiante que hace que la persona piense día y noche en la situación. Es decir, hay una especie de idea obsesiva alrededor del conflicto hasta que se alcanza la solución (si es que se alcanza).

El común denominador de todos estos conflictos es un profundo y doloroso sentimiento de "Yo no puedo soportar esta situación y no puedo salir de ella". Esto, creo yo, es el sentimiento más básico que resume estos tipos de conflictos.

Les pongo algunos ejemplos para que vean lo que quiero decir:

1) Una mujer se divorcia y se ve de pronto afectada por una situación económica difícil. Al percatarse de las consecuencias sociales y materiales de esta situación, sufre un conflicto altamente traumático y vivido en soledad, de sentirse "atrapada en una situación de la cual ella no puede salir". 2) Un niño es forzado violentamente (en medio de insultos y gritos) por los padres a inyectarse en una jornada de vacunación. Hace un conflicto traumático y vivido en soledad de "verse violentamente obligado a hacer lo que no quiere". 3) Una persona se encuentra de pronto involucrada en una transacción comercial fradulenta efectuada por uno de los socios que le ocasiona una gran pérdida económica y la apertura de un proceso penal. La persona se encuentra de pronto en "imposibilidad de rechazar o defenderse de esta situación". NOTA: estos son ejemplos tomados de la vida real pero no se confundan, son sólo ejemplos. No es la situación en sí misma la que nos crea la enfermedad sino LA FORMA O MANERA COMO LA VIVIMOS. Es decir, el hecho de que una persona se encuentre en una situación como la del ejemplo anterior NO SIGNIFICA QUE OBLIGATORIAMENTE haga un conflicto psico-biológico. Todo depende de la REACCIÓN y VIVENCIA de la persona ante la situación. Eso es lo único que importa. En resumen, no es el escenario anecdótico y concreto el que nos causa el problema sino nuestra actitud asumida ante dicho escenario. Es por esta razón que ante la misma situación, varias personas reaccionan de diferente manera.

La solución de este tipo de conflictos no debe, en principio, ser de tipo psicoanalítico sino PRÁCTICO. El Dr. Hamer señala que no se trata de "psicoanalizar" en un diván a una persona sino de resolver en forma práctica la situación concreta que indujo a la persona a caer en el conflicto. Sólo cuando esto no es posible se debe recurrir al diálogo y a la psicoterapia como vía de escape y resolución emocional del conflicto.

Por ejemplo, si el señor que se vio involucrado en el negocio fraudulento gana el juicio, puede resolver perfectamente su conflicto. Si lo pierde, seguramente habrá que recurrir a la psicoterapia, para que deje de vivir el conflicto en aislamiento y lo exteriorice.

En mi caso, afortunadamente, el conflicto se resolvió en forma práctica.

Los niños también pueden hacer este tipo de conflictos, lo que sucede es que, en general, los niños RESUELVEN más rápido los conflictos que nosotros.

En cuanto a otras teorías o hipótesis sobre la génesis de la esclerosis múltiple, sólo puedo decir que cada persona debe estudiarlas a fondo y decidir cuál le convence más y cuál es aplicable a su caso.

Se ha señalado que la EM es una enfermedad autoinmune, porque se encuentran en el cerebro actividades inmunológicas que atacan el sistema nervioso. Sin embargo, la pregunta sería: ¿por qué se produce ese problema de autoinmunidad? Para mí la causa es el conflicto, y la autoinmunidad es el mecanismo a través del cual se manifiesta a nivel neurológico el estado emocional. No confundamos el mecanismo con la causa. La autoinmunidad y los virus son la respuesta de la medicina a los procesos que no conoce bien.

En cuanto a la tesis de la herencia y de los genes, la pregunta que yo haría es: ¿quién o qué activa esos genes? Se sabe que muchas personas que tienen genes para ciertas enfermedades nunca las desarrollan. También se sabe que hay personas que no tienen esos genes y que sin embargo han desarrollado la enfermedad.

Les deseo suerte a todos, cualquiera que sea el método que elijan para tratarse la enfermedad. Lo importante es nunca perder la fe y la confianza en Dios y en nosotros mismos.

Hasta luego.
María 

Fuente:
"El caso de María" publicado el 3 de febrero de 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario